lunes, 14 de enero de 2019

RESEÑA DE "EL MUNDO ROJO Y EL CUARTO JINETE"



Buenos días amantes de la literatura. En primer lugar deciros que por motivos de la vida del estudiante, ayer domingo no pude publicar la reseña, por eso he elegido el día de hoy para  la nueva reseña. En el día de hoy os vengo a hablar de un libro que, desde el principio, me encandiló por la trama que tiene y por la acción.
José Callado sabe como "trincar" al lector. Solo el sabe como vincular al lector con "El mundo rojo y el cuarto jinete". Lo vincula hasta el punto que la persona que lea el libro perfectamente, puede ser otro jinete.
"El mundo rojo y el cuarto jinete" es una novela de ciencia ficción, o por lo menos así es como la concibo una vez que ya la he leído. 
La historia que se cuenta en esta novela tiene lugar hace veinticinco años cuando una mujer desvela un secreto capaz de desmontar todo lo establecido. El problema que tiene esta mujer, Simone de nombre, es que nadie la cree. Pero, a medida que el lector se va adentrando en las entrañas de la novela, verá que hay una persona que si la cree y que la tiene "secuestrada". Esta persona se dice fundador de una orden con la misión de cambiar todo tal y como lo conocemos en la actualidad. Esta persona se llama Patrick
Cuando pasa el tiempo, se produce un atropello mortal en el que el conductor se da a la fuga dejando moribundo a James Peterson. Carlos Guerrero, el conductor que atropelló a James, es condenado a prisión con la pena de muerte como su desenlace. Estando en la cárcel, Carlos recibe una inesperada llamada de una mujer que dice que quiere hablar con él para sacarlo de prisión porque resulta que es inocente y que su hijo James está vivo. Esta mujer recibe el nombre de Claire Peterson
Una vez que Carlos es puesto en libertad, lo que se suponía que iba a ser, en cierta medida, un descanso a tanto nerviosismo, se traduce a una situación incómoda. Carlos no sabe que en verdad no es quien dice ser. A medida que va pasando la novela, aparece otra identidad para Carlos. También hay otro personaje, el de una escritora llamada Sarah, que sin quererlo también se verá envuelta en la misma situación que Carlos y más gente. Y para mantener el suspense, hasta aquí queda lo que os quería contar sobre la trama. Ahora es el turno del lector descubrir el motivo por el que esta novela, de la que os hablo hoy, es muy adictiva. En definitiva, esta novela es una de esas novelas que, como digo yo, hay que leerlas una al menos una vez en la vida. Estoy seguro que os encantará esta novela editada por la editorial cartagenera Malbec.
Como dice el también escritor de Malbec, Antonio Jesús Rubio Muñoz, esta novela tiene la esencia de la eterna batalla entre el bien y el mal, de las heridas del corazón y de la forja de la amistad que se da, muchas veces, entre gente desconocida. Otra cosa en la que estoy totalmente de acuerdo con Antonio es que, en la novela, José Callado refleja que el amor entre los hermanos es capaz de sobrepasara la vida y la muerte. Y como comenta el propio Antonio al final de su prólogo: "El mundo rojo y el cuarto jinete" es una novela que no decepcionará a nadie. Yo opino lo mismo. Sin lugar a dudas, José Callado hace un gran debut en el mundo literario con esta su primera novela. Mencionar que José Callado también ha escrito un libro de relatos llamado "Vidas de papel" editado también por Malbec pero con el sello de Malbec pocket
Para finalizar, os animo a que leáis "El mundo rojo y el cuarto jinete"


FICHA TÉCNICA:

Nº PÁGINAS: 347 Páginas.
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda.
AUTOR: José Callado.
EDITORIAL: Malbec.
ISBN: 9788494485725


SINOPSIS:

Veinticinco años atrás, una mujer, repudiada y con el peso de la Creación sobre sus hombros dio a conocer una revelación al resto del mundo: en sus hijos se encontraba la salvación. Pero nadie la creyó. En su vientre, la vida y la muerte se volvieron una sola y con ella nacía la única esperanza para el hombre.
Hoy, un día como otro cualquiera, un atropello accidental acaba con la vida de James Peterson y destroza la vida de todos los implicados.
Nadie podía imaginar las consecuencias que lo sucedido iban a traer tanto a la familia de la víctima, como a otras personas completamente ajenas a ellos como Carlos, la persona que conducía el auto que atropelló al joven y que terminó encarcelado por lo sucedido.
Cinco años después, Claire Peterson, madre del chico muerto, acude a prisión para visitar a Carlos con un claro objetivo.
Sin ellos saberlo, esta visita da comienzo a la peor de sus pesadillas. Sus destinos quedarán unidos por una fuerza que escapa a su entendimiento convirtiéndose en meros peones para cumplir los objetivos de una peligrosa secta religiosa con planes para toda la humanidad y relacionados con la revelación de aquella mujer hace veinticinco años.

sábado, 12 de enero de 2019

ENTREVISTA A MAXIMILIANO RODRÍGUEZ VECINO


Buenos días amantes de la literatura. Hoy sábado tenemos la presencia de un autor internacional. Hoy nuestro invitado es el escritor Maximiliano Rodríguez Vecino, natural de Minas (Uruguay). En la actualidad tiene su residencia fijada en Barcelona y anteriormente también estuvo residiendo en Las Palmas de Gran Canaria. De sus manos nació la novela "El último combatiente", que más adelante nos hablará el propio escritor.

Dicho esto, ha llegado el momento de las respuestas de Maximiliano a cada una de las cuestiones formuladas por SuperLectorAlfa. Comenzamos en 3,2,1,...


- Eres de Minas (Uruguay). ¿Cómo fue tu infancia en aquel país con tan buenos futbolistas (el fútbol es otra de mis pasiones) como Cavani, Luis Suárez, Gustavo Munúa, etc?

Tengo la enorme fortuna de haber disfrutado una infancia feliz, rodeado de familiares y amigos que continúan siéndolo sin importar la distancia. El fútbol también es otra de mis pasiones, de hecho, jugué al futbol muchos años en los dos clubes de mi barrio: Parroquia San José y Club Atlético Estación, pero tuve que dejarlo y subirme a la grada porque estaba muy desparejo: de eso se dio cuenta el entrenador. Además, tuve una breve etapa de ciclista defendiendo a Lavalleja (mi provincia). Después llegaron los estudios más exigentes y abandoné los deportes físicos. Los deportes que practico en la actualidad son la lectura y escritura. Y la religión continúa siendo la misma: Club Nacional de Football.


- Después viniste a España, si no me equivoco, primero a Las Palmas de Gran Canaria y después a Barcelona. ¿Cuáles fueron tus impresiones cuando llegaste en primer lugar a Las Palmas de Gran Canaria?

Flipé con los increíbles lugares que tiene la isla y, sobre todo, por el recibimiento de su gente. En la isla tengo a mis padres, hermanas y muchos amigos: el vínculo con Canarias continúa intacto.


- Un escritor, ¿nace o se va forjando a medido que va pasando el tiempo?

No sé decírtelo con exactitud, pero creo que van de la mano.


- ¿Siempre has tenido simpatía por las letras o has tenido épocas en las que era mejor mantenerse lejos de las letras?

Siempre y en aumento.


- ¿En qué momento dijiste de empezar a escribir para que la gente te pudiera leer?

Fue mi compañera la que me incentivó, sin ella, quizá todo estaría quemado o en la basura.


- ¿Hay algún libro que te haya marcado de una manera especial?

Juan Carlos Onetti.
La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson.


- ¿Quién o quienes son tus referentes literarios?

Son tantos, tan buenos y tan diferentes que solo te diré el que mejor escribe: Juan Carlos Onetti.


- Hasta la fecha, ¿cuántos libros has escrito? ¿Tienes alguno en el fondo del cajón esperando el momento correcto de ser publicado?

Solo he escrito El último combatiente. Aunque en la actualidad estoy trabajando en otro que no tardará en salir a la luz.


- Hablemos de “El último combatiente”. ¿Cómo surge la idea de escribir este libro?

Hay palabras que hieren, de eso me di cuenta después de ver el rostro de un amigo. Sentí tanta vergüenza que estuve años maltratándome por haber abierto la boca. Todos esos años y otros hechos que sucedieron en la isla gestaron la base más sólida de la trama.


- El título de “El último combatiente”, ¿era el que tenías en mente desde un principio o le tuviste que cambiar el nombre en alguna que otra ocasión?

A medida que iba escribiendo apuntaba los títulos que se me ocurrían, eran muchos, pero El último combatiente creo que engloba todo.


- ¿Qué destacarías de Néstor Bandama, el protagonista de “El último combatiente”?


La fortaleza y el poder de superación para afrontar sus problemas, aunque el pobre, muchas veces, tiene que darse hostias para resolverlos.


- Aparte de aparecer la localidad canaria de Las Palmas de Gran Canaria, ¿aparecen más lugares del archipiélago canario?


Sí, aparecen otros puntos, pero siempre dentro de Gran Canaria.


- ¿Qué buscas en tus lectores?


Intento crear lo que siento cuando acabo de leer un libro.


- ¿Tienes algún proyecto literario nuevo en mente?


Estoy centrado en una novela, pero en la cabeza ya tengo otra. Y alguna cosita más se va armando…


- ¿Qué es la literatura para ti? ¿Y escribir?


Es una forma de vida. Un oficio.

- A la hora de escribir, ¿tienes alguna manía?

En casa no puedo comenzar si no tomo café en mi taza de Nacional, es como un ritual. Después del café apronto mate y de ahí en adelante hasta que el cuerpo aguante.

- ¿Qué género literario es tu preferido? ¿Por qué?

La novela negra: es tan inmensa que no entiendo por qué algunos la siguen menospreciando.

- Desde que estás en el mundo literario, ¿qué ha sido lo mejor que te ha pasado? ¿Y lo menos bueno?

No siento estar en el mundo literario porque no sé si existe: a mí nadie me dio la entrada o la bienvenida. Lo que sí puedo asegurarte que lo mejor que me ha pasado fue terminar la novela y lo segundo que la publiquen. De malo, hasta el momento, no me ha pasado nada.

- ¿Qué consejo le darías a aquellas personas que quieren empezar a escribir sus propios libros pero que, por diversos motivos, no terminan de decidirse?

Que se dejen de buscar escusas y que se sienten a escribir.

- Para finalizar la entrevista, la gente que la haya leído y que quiera adquirir algún ejemplar de “El último combatiente”, ¿de qué modo lo pueden hacer?

Pedírselo al librero de confianza o desde casa, por Internet. Desde ya agradezco al que se quiera acercar al libro. Aprovecho para desearle a todo el mundo un año lleno de lecturas y, sobre todo, mucha salud.

lunes, 7 de enero de 2019

RESEÑA DE "EL INFIERNO DEL BOSCO"


Buenos días amantes de la literatura y de las letras. Una vez que han pasado las fiestas de todos estos días, vuelvo a la senda de las reseñas en el blog y lo hago con un libro que hace de las letras y del arte una fuerte unión, una unión indestructible.
En "El infierno del Bosco" el lector se encuentra con una clase magistral de Antonio Jesús Rubio impartida a cada uno de los lectores a través de Paula, la hija de del protagonista Flavio Galán, detective del cuerpo de policía.
La trama de esta novela da comienzo cuando es encontrado en la puerta del Museo del Prado un cuerpo sin vida atado a una silla. Este descubrimiento tiene lugar al lado de la estatua que hay de Velázquez al entrar en el museo.
Este cuerpo sin vida no es el único al que se tiene que hacer cargo Flavio. A lo largo y ancho de la novela aparecen diversos cuerpos sin vida de personas con unas características determinadas que hacen que sean los motivos esenciales por los que el asesino, apodado "El Bosco", secuestre a las víctimas. Este asesino tiene la peculiaridad de basarse en la obra pictórica del famoso pintor flamenco Hieronymus Bosch, más conocido como "El Bosco". 
Los famosos pecados capitales (Gula, Pereza, Soberbia, Avaricia, Lujuria, Ira y Envidia) recobran gran importancia en esta novela porque el asesino que hace temblar a toda una ciudad como Madrid se basa precisamente en estos pecados capitales para realizar sus crímenes, según el propio asesino, o al menos así lo concebí yo, es un justiciero a su medida ya que intenta eliminar a la "gente mala". Otra cosa que destaco del asesino es su poder de convicción porque es capaz de influir en mucha gente tal y como el lector descubrirá.
Pero como en todas las novelas que leo, me suelo quedar con los buenos porque los buenos siempre ganan, en esta no he querido hacer ninguna excepción y me quedo con el pobre Flavio quien está totalmente perdido en el caso y no sabe como afrontarlo. El policía, poco a poco, llegará al asesino gracias a los conocimientos sobre arte de Paula, su hija.
Siempre hay algunos libros que son, desde mi punto de vista, de obligada lectura al menos una vez en la vida y "El infierno del Bosco" es uno de esos libros que hay que leerse sí o sí, al menos una vez en la vida porque es un libro muy adictivo por la trama que tiene, por el ritmo de movimiento de cada uno de los personajes, por los escenarios por donde se van moviendo cada personaje de la novela y, sobretodo, por el uso de un lenguaje sencillo y comprensible que hace el autor. La nota numérica que le pondría sería de un 8.


FICHA TÉCNICA:

Nº PÁGINAS: 356 Páginas
EDITORIAL: Malbec
AUTOR: Antonio Jesús Rubio Muñoz
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
ISBN: 9788494485787


SINOPSIS:

En Madrid, frente al Museo del Prado, aparece atado a una silla el cadáver de un hombre con el cráneo abierto y del que sobresale un tulipán blanco. Todo parece indicar que se trata de un asesino en serie que está recreando los cuadros del famoso pintor flamenco Hieronymus Bosch, apodado «El Bosco». ¿Cuál es el motivo para hacer esto? ¿Qué pretende decir este demente con semejantes crímenes? Flavio Galán, inspector del cuerpo de policía a cargo del caso, a pesar de su increíble talento y de su dilatada experiencia, no consigue llegar a ninguna respuesta para estos interrogantes y se ve obligado a aceptar la ayuda de su inteligente hija para poder comprender los secretos ocultos en las pinturas de este particular artista. No tardarán mucho en darse cuenta de que las famosas pinturas de El Bosco contienen un mensaje capaz de inspirar las más perturbadas mentes para atemorizar, primero a toda la Comunidad de Madrid por completo, más tarde, al mundo entero.

viernes, 4 de enero de 2019

ENTREVISTA A PEDRO LÓPEZ FERNÁNDEZ


Buenos días amantes de la literatura. Hoy viernes tenemos una nueva entrevista literaria. En el día de hoy SuperLectorAlfa "viaja" a Cehegín (Murcia) para mantener una charla con el escritor Pedro López Fernández. Pedro nació en 1966 en la localidad murciana de Cehegín, tal y como se ha mencionado anteriormente. Es Licenciado en Derecho. De sus manos han nacido novelas como "El magistrado Cuernavaca" y "Las cenizas de Manhattan", de las que hablará más adelante.
Tuve la gran ocasión de conocerle en una edición de los encuentros literarios denominados "De cañas con..." conducidos por Paco Marín en Mister Witt Café de Cartagena.

Después de esta introducción ha llegado el momento de las respuestas de Pedro a las cuestiones de SuperLectorAlfa.


- Eres de Cehegín (Murcia). En la Región de Murcia, ¿cómo se vive la literatura?

Foto de Cehegín.
La verdad es que tengo que reconocer que, hasta hace unos pocos años, mi conocimiento sobre literatura murciana era más bien escaso. Fuera de los tres o cuatro autores de la tierra que, más o menos, están en la mente de todos, tampoco conocía mucho más. A raíz de la publicación de mi primera novela, El Magistrado Cuernavaca, he tenido oportunidad de acercarme un poco más a este mundillo de la literatura regional, y creo que hay que destacar el número nada desdeñable de editoriales paisanas, y el ahínco y la ilusión con que desarrollan su labor, además de su decidida apuesta por autores de la tierra. El pasado septiembre se ha recuperado la Feria del Libro de Murcia y, en Cartagena, los incansables amigos, Paco Marín y Antonio Parra, entre otros, continúan haciendo cada vez más grande el ELACT y el certamen CARTAGENA NEGRA. En cuanto a las obras y autores de la Región, merece la pena resaltar el buen número de escritores y escritoras, y la elevada calidad, en general, de sus obras. En este aspecto pienso que la literatura murciana goza de una salud excelente. En lo tocante a la percepción de estas bondades de la literatura murciana, por parte de los lectores y de los organismos culturales públicos encargados, de alguna manera, de su fomento, creo que, aunque la cosa va mejorando paulatinamente, aún se encuentra alejada, en mi opinión, de lo que esta literatura regional, por su calidad e importancia, merece.


- ¿Has sentido siempre simpatía hacia las letras?

No solo no he sentido simpatía siempre hacia las letras, sino que en mis primeros años escolares creo que llegué a sentir hasta rechazo. A mí, por aquellos años, un libro sin dibujos “me tiraba patrás na más verlo”. Por esa época devoraba tebeos y una colección maravillosa “Joyas Literarias Juveniles” que, con sus maravillosos gráficos y un lenguaje excelente y muy cuidado, me abrió el apetito para, posteriormente, lanzarme a la lectura de libros sin dibujos como Los Cinco. Los Siete Secretos, Los Hollister… Después vendrían lecturas como El perro loco, del yeclano Castillo Puche, El Camino, de Delibes, De Ratones y Hombres, de Steinbeck, y así, hasta ir asimilando otro tipo de lecturas más exigentes.


- ¿Hay algún libro que te haya marcado?

Aunque han sido muchos los libros que, de una manera u otra, han dejado huella en mi formación literaria, si tengo que decantarme solo por uno escojo, sin dudarlo, Cien Años de Soledad, de García Márquez.


- ¿En qué momento dijiste de empezar a escribir tus propios libros para que la gente te pudiera leer?

La verdad es que no hay que remontarse muy atrás en el tiempo para encontrar ese momento. Comencé a escribir El Magistrado Cuernavaca a finales del año 2011. Hasta ese momento nunca había escrito nada relacionado con la literatura. Posteriormente he escrito algunos cuentos, y una buena cantidad de poemas, pero todo eso vino precedido de esta novela.


García Márquez.
- ¿Quién o quienes son tus referentes literarios?

Bueno, la verdad es que tengo muchísimos referentes en este sentido. Debo volver a mencionar en este apartado al ya comentado García Márquez, pero también a Roa Bastos, Faulkner, Vázquez Montalbán, Delibes, Baroja, Yourcenar, Merezhkovski, Melania Mazzucco, Muñoz Molina, Luis Landero, Dolores Redondo… En este momento me encuentro leyendo El dolor de los demás, del murciano Miguel Ángel Hernández, y un manuscrito, con visos de convertirse en una estupenda novela, del escritor ceheginero, y buen amigo, Francisco Jesús Hidalgo García.


- Aparte de escritor, eres licenciado en Derecho. Desde tu punto de vista como alguien que ha estudiado Derecho y que ha obtenido la Licenciatura, ¿cómo está la justicia en la actualidad en España?

En Las cenizas de Manhattan, uno de los personajes (Nasty McAnas, nickname de Anastasio Macanás, periodista y escritor de la murciana localidad de Campos del Río, emigrado a Nueva York) aludiendo al concepto de la verdad, comentaba que en su pueblo, cuando alguien presumía de hallarse en posesión de la verdad, se le respondía que la verdad era verde, y se la había zampado un burro. Bien, pues una cosa parecida podría decirse de la justicia.
En realidad, la justicia, junto con el bien común y la seguridad jurídica es uno de los fines del derecho. El ordenamiento jurídico de un país debe perseguir estos tres fines y, cuando esto se consigue al menos hasta un punto razonable, existe una tranquilidad social con respecto a la actuación de la Admon. de Justicia que, en mi opinión, no se está dando en los últimos tiempos. Existe un auténtico clamor social por una legislación en materia de violencia de género que se muestre verdaderamente eficaz; en determinados casos delictivos con un claro objetivo sexual, sentencias como las del caso de La Manada han sembrado controversia (incluso entre los mismos jueces encargados de emitirla) y han colapsado las calles con gente disconforme con el  contenido de la misma;  se observa un aumento alarmante de casos de corrupción política, solventados en muchos de los casos con penas tibias y poco ejemplarizantes, cuando no con sentencias exculpatorias por prescripción, o defectos de forma; conversaciones intervenidas a ciertas personas en las que queda de manifiesto la mala praxis de determinados elementos de los cuerpos de seguridad, y en las que también resulta muy mal parada la supuesta independencia de algunos elementos de la justicia, etc. etc. etc.
En este recién agotado 2018, si no ando muy equivocado, han sido dos las huelgas convocadas de jueces y fiscales, reclamando, entre otras cosas, más dotación de medios y personal para desarrollar su labor, y una mayor independencia y autonomía. A tenor de esto, los principales agentes de administrar justicia en nuestro país, muy satisfechos con que el Derecho esté cumpliendo con los fines aludidos al principio, entre ellos la justicia, la verdad es que precisamente no parece que lo estén.


- Centrémonos ahora en tu faceta como escritor. Hasta el momento, ¿cuántos libros has escrito?

Hasta la fecha he escrito dos novelas que he publicado con la editorial salmantina Amarante. Por otro lado tengo varios poemarios concluidos que aún no han sido publicados. Con mi poemario Los seres del otro lado conseguí ser finalista del Premio de Poesía Internacional Hnos. Argensola, en el año 2014, y he publicado poemas en revistas literarias de España, México, Venezuela, Puerto Rico y Estados Unidos.


- Empecemos hablando de “El Magistrado Cuernavaca” que vio la luz en 2013. ¿Con qué se puede encontrar el lector en “El Magistrado Cuernavaca”?

En El Magistrado Cuernavaca, el lector se va a encontrar con la historia de un personaje fuertemente marcado por los preceptos de una férrea educación que, en su caso, van a derivar hasta una irrenunciable obsesión, sobrevenida por unos hechos acaecidos durante una noche de divertimento en su época estudiantil, que le conduce a centrar cada minuto de su vida en intentar hacer desaparecer los elementos de esta situación que tanto le mortifican.


- ¿Cómo surge la idea de escribir “El Magistrado Cuernavaca”?

La idea sobre el argumento de esta novela surge de hiperbolizar, hasta el punto de conseguir una trama que pudiese resultar interesante y digna de ser narrada en una novela, mis propias vivencias como estudiante en piso compartido, cuando estudiaba la carrera de Derecho en la ciudad de Albacete. 


- En “El Magistrado Cuernavaca”, las obsesiones cobran gran importancia. Mi pregunta es: las obsesiones, ¿hasta qué punto pueden resultar peligrosas?

Obsesionarse con algo, en general, no suele traer buenas consecuencias. Supongo que está bien perseguir un determinado proyecto con ambición y con ahínco, pero cuando se sobrepasa este límite y se cae en la obsesión, hasta el punto de no ser capaz de discernir que ese proyecto, o asunto perseguido, comienza a hacerle daño a uno, la cosa toma un barniz peligroso. En el caso del magistrado Jesús Manuel Cuernavaca, los lectores tendrán que acudir a la novela, y esperar hasta las últimas páginas de la misma, en esas deliciosas localizaciones de la Toscana italiana, para comprender hasta qué punto habrá llegado a serlo para él.


- Para escribir “El Magistrado Cuernavaca”, ¿te basaste en lo que tuviste que estudiar en la carrera de Derecho?

Bueno, como he comentado ya en una pregunta anterior, esta novela exagera determinadas vivencias de aquel tiempo en que estudiaba la carrera…, luego, de alguna manera, sí. Con todo y con eso, no se trata de una novela en la que el Derecho, en sí, o determinada terminología jurídica, tenga una intervención importante. Se sustenta bastante más en esa convivencia cotidiana que podían tener unos estudiantes de piso compartido, cualquiera que sea la disciplina que se hallen estudiando.


- Pasamos ahora a “Las cenizas de Manhattan”. Para la recopilación de datos sobre la ciudad americana de Manhattan, ¿te fuiste allí o con la ayuda del amigo Internet fue suficiente para ambientar la novela?

Lo cierto es que ninguna de las dos cosas. Por un lado, a día de hoy no he tenido oportunidad de visitar Manhattan, y por otro la documentación que uno puede hallar únicamente en internet, al final se quedaba excesivamente corta para la ambientación que yo quería para esta novela. No voy a proceder a una enumeración detallada de la documentación leída, o consultada, pero sí comentaré que, entre libros de historia, novela, ensayo, arquitectura, poesía, fotografía, guías de viaje, documentos periodísticos y hasta planos de la ciudad, ha sido muy exhaustiva y, salvo algún error involuntario por mi parte, también bastante rigurosa. Sería un orgullo para mí que, al teclear sobre el navegador del Google “libros sobre Manhattan” también apareciese esta obra y, al igual que yo he acudido a muchas novelas para documentarme al escribir sobre Nueva York, esta novela pudiese servir algún día como fuente de documentación para otras personas que, como yo, se encuentre buscando documentación para su obra.


- ¿Se puede considerar a “Las cenizas de Manhattan” como un compendio de historia? Porque tratas las conquistas laborales, el sufragio femenino, la Ley Seca, etc.

Es verdad que en la obra, dado el vasto lapso de tiempo que abarca desde principios del siglo XX hasta prácticamente la actualidad, aparecen muchísimos hitos históricos, como los que mencionas en la pregunta. No obstante, yo no creo que Las cenizas de Manhattan sea un compendio de historia, o al menos solamente eso… A mí me gusta considerar que esta novela es la historia de una saga familiar que se enmarca, como no podía ser de otra manera, en la propia historia de la ciudad en la que habitan. Son ellos quienes están viviendo la historia. De este modo, aprendemos muchas cosas sobre Nueva York, pero este conocimiento va surgiendo de una forma espontánea y de lo más normal. Son los propios protagonistas los que observan, por ejemplo, la fachada Beaux Arts del Flatiron, que “además ha sido inaugurado este mismo año”, en los diálogos de los propios personajes.


- ¿Con qué se puede encontrar el lector en “Las cenizas de Manhattan?

El lector va a encontrar en esta novela, además de un lenguaje cuidado con abundantes toques de ironía y humor, la historia de una familia polaca emigrante que en este caso es la de los Rosenstock, pero que bien podría haber sido la propia de cualquier lector. La novela resalta, de alguna manera, el tremendo desconocimiento que tenemos, en la inmensa mayoría de los casos, de la historia de nuestra propia familia. Con tan sólo ser conscientes de las vivencias de algunos de nuestros antepasados se podrían escribir muchas novelas. En el caso que nos ocupa, a través de la alternancia de capítulos asistimos a la narración en paralelo de la llegada de esta familia a Nueva York a principios del siglo XX, y al hallazgo de un manuscrito de su bisabuelo, por parte del último heredero de esta saga familiar, ya en la actualidad. En la parte final de la novela, estas dos historias, atendiendo a esa forma caprichosa con que el destino mangonea los azares de la gente, confluyen de una forma sorpresiva e inesperada para el lector.
Por otro lado, como hemos apuntado en cuestiones anteriores, los lectores, asimismo, van a tener la oportunidad de descubrir muchísimas anécdotas y detalles interesantes acerca de la historia propia de Nueva York.


- Una cosa que me ha llamado mucho la atención es la forma con la que das comienzo al capítulo 1 de la novela. La frase del escritor americano Paul Auster que dice: “Las oportunidades perdidas forman parte de la vida igual que las oportunidades aprovechadas, y una historia no puede detenerse en lo que podría haber sido” (Trilogía de Nueva York). ¿Cómo se puede sacar provecho de las oportunidades perdidas?

Sí, la verdad es que es una frase que pienso que encierra un buen consejo, y que a la forma de ser de Januarius, el protagonista principal de la novela, se le ajustaba como anillo al dedo. Pienso que se puede sacar provecho de las oportunidades perdidas, aprendiendo de lo que se haya podido hacer mal en esa ocasión y, sobre todo, haciendo caso a la parte final de la frase, es decir, sin quedarse parado a esperar esa oportunidad que ya ha pasado, sino comenzar a buscar activamente la siguiente que, quizás, pueda ser la buena.


- ¿Tienes algún nuevo proyecto literario en mente?

En este momento, me dedico, sobre todo, a escribir poesía. Quién sabe, quizás mi próxima obra vaya más por ese lado. El tiempo dirá…


- “Las cenizas de Manhattan” salió hace poco tiempo. ¿Cómo está siendo la fase de promoción?

La novela, efectivamente, vio la luz en junio y ya ha sido presentada en Salamanca, en Cehegín y, hasta la fecha, en Cartagena. Ha sido también notable la cálida recepción que ha tenido en los diferentes medios de comunicación locales y regionales, y en este pasado noviembre comenzó con la 3ª edición, con lo que pienso que la acogida, también por parte de los lectores, está siendo considerablemente buena.


- ¿Qué buscas en los lectores?

Lo cierto es que yo escribo por afición, es decir, por propio esparcimiento. No niego que escribo para ser leído, lo cual, de alguna manera, me hace pensar en cómo van a recibir los lectores mi novela. Intento darle a los lectores lo mismo que yo quiero para mí cuando acudo a la obra de otros autores: una buena historia, y un tratamiento literario y cuidado de la narración, que sea capaz de producir una reacción agradable y satisfactoria en el lector.


- Desde que estás en el mundo literario, ¿qué ha sido lo mejor que te ha pasado? ¿Y lo menos bueno?

La verdad es que experiencias negativas no he tenido desde que comencé en esto de la literatura. También es cierto que, por mi manera de ser, tiendo a quedarme con lo positivo, y a hacer el caso justo de las cosas menos buenas. Lo mejor, sin duda, la  grata acogida de esta afición mía por parte de mi familia y mis amigos, y el conocimiento de una gran cantidad de gente, personal e intelectualmente muy interesante, que casi sin darse cuenta, te transmite su inmenso amor por esto de la literatura.


- ¿Qué consejo le darías a aquellas personas que quieren empezar a escribir sus primeros libros pero que, por diversos motivos, no terminan de decidirse a dar el paso?

Creo que eso de dar consejos debería de quedar para un ámbito muy reducido (familiares y, a lo sumo, alguna amistad muy cercana) es decir, en un entorno donde reine la confianza suficiente como para poder ser replicado, llegado el caso, sobre lo bien que les parece tu consejo o, en un momento dado, por dónde te puedes meter el consejo. Hecha esta acotación, sí que animo a todas aquellas personas que sientan ese prurito, en primer lugar, a que lean, que lean mucho y, en segundo lugar, a que lo intenten, que no se queden dentro esa historia que sienten que quiere salir. El NO ya está ahí. Pienso que, en el peor de los casos, personal y espiritualmente, tienen mucho que ganar. Hasta los escritores más consagrados tuvieron que dar ese primer paso algún día…


- Para terminar la entrevista, la gente que la haya leído y que esté interesada en adquirir algún ejemplar de tus novelas, ¿de qué modo lo pueden hacer?

Pues por los cauces normales: reclamándola en su librería habitual si es que no la tienen ya (la editorial se la servirá en apenas dos o tres días) y en las plataformas de venta por internet más habituales: Casa del Libro, Amazon, Agapea, Iberlibro, Amarante Store, etc, etc, etc.

miércoles, 2 de enero de 2019

ENTREVISTA A JAVIER LACOMBA TAMARIT


Buenos días amantes de la literatura. Feliz año 2019. Espero que lo hayáis empezado estupendamente. Hoy miércoles tenemos la primera entrevista literaria del 2019. El primer invitado del año es el autor de "El cuarto disparo", Javier Lacomba Tamarit.
Javier es de Valencia. Ejerce su trabajo, aparte de escritor, como abogado especializado en derecho literario y propiedad intelectual, además es mediador y gerente de la PYME Glaspol Composites SL, empresa distribuidora de productor químicos.
Aparte de todo lo mencionado, Javier es también crítico de cine en la web ElMulticine.com, conferenciante y profesor en diversos talleres de derecho literario en Fuentetaja y el Museo L´Iber. Y otro dato sobre Javier es que también es instructor certificado de Zumba.
Como escritor, Javier ha escrito varios relatos como los publicados en la revista Calabazas en el trastero editada por la editorial Saco de Huesos, "El altar de nieve" (Editorial Evohé, antología "Niebla y Sangre"), "La aventura de la aldea lluviosa" (Pulpture Ediciones), "La verdad prevalece" (Editorial Vinatea, antología "Treinta hombres fascinantes en la historia de Valencia") y "La última diosa" (Ediciones Babylon, antología "De amor y guerra"). Y como se ha comentado al principio, también ha escrito la novela "El cuarto disparo", que es la primera novela extensa que escribe y espero que sea la primera de muchas.

Después de esta introducción llegó el momento de las respuestas de Javier a cada una de las cuestiones formuladas por SuperLectorAlfa. Comenzamos en 3,2,1,...


En primer lugar, darte las gracias por aceptar esta entrevista para el blog SuperLectorAlfa y por regalarnos a los lectores una novela como la de “El cuarto disparo”.
¡Muchísimas gracias a ti! Por tus palabras y por defender y difundir la literatura.


- ¿Has estado siempre ligado a las letras y, en definitiva, a la literatura?

No, no, para nada. Soy de letras puras y como abogado estoy acostumbrado a redactar textos jurídicos, eso es cierto. Pero en lo que se refiere a la literatura, mi relación es relativamente reciente. Comenzó en 2011, en un curso de narrativa del escritor e historiador Antonio Penadés, en el Museo L´Iber de los soldaditos de plomo, dirigido por Alejandro Noguera. Un lugar que como dice mi amigo Toni Zarza, es la Catedral de la cultura en Valencia, muy cerca de la Catedral “oficial”. Fue allí donde nací como escritor, y el resto, estos siete años siguientes, son historia.


- ¿Hay algún libro que te haya marcado?

Hay tantos, y por tantas razones... El Señor de los Anillos, La Odisea, It... podría citar un montón, y de muchas épocas y estilos distintos.


- ¿En qué momento dijiste de empezar a escribir para que la gente te pudiera leer y disfrutar de tus escritos?

Fue ese mismo año 2011: me propuse escribir un relato y presentarlo a un concurso, a ver qué pasaba: ese relato se llamó El Titular, y trataba de mi amor por el cine, y también reflejaba mi inmenso respeto hacia la profesión de periodista, algo que también aparece en El Cuarto Disparo. Tuve la inmensa fortuna de que ese primer relato fuera seleccionado para ser publicado en la antología “Calabazas en el Trastero: Monstruos de cine”, de la editorial Saco de Huesos. No me lo podía creer, y de hecho reconozco que me dio miedo, al pensar que había sido un golpe de suerte y que no iba a publicar nada más. Por fortuna, me equivoqué. Lo que siempre agradeceré es esa primera oportunidad que me dio el editor Juan Ángel Laguna Edroso, un estupendo escritor y editor que me trató de lujo. Ese buen comienzo me marcó para bien, y también, junto a Penadés y Laguna Edroso, fue también clave la figura de Mauro Guillén, quién siempre apostó por mí desde que me conoció.


- ¿Te animó alguien a adentrarte en el mundo literario?

Me lo propuse yo, pero fue algo que sin duda catalizó en el taller de Antonio Penadés, y que también se vio reforzado por los primeros relatos cortos que pude ver publicados.


Stephen King
- ¿Quién o quienes son tus referentes literarios?

También hay un buen montón, pero los más cercanos a mis sensibilidades y temáticas son Stephen King, James Ellroy, Don Winslow, John Connolly, Dennis Lehane, Harlan Coben o John Katzchenbach, por citar unos cuantos.


- Tocas diversos ámbitos. Eres escritor, abogado especializado en derecho literario y propiedad intelectual, gerente de la PYME Glaspol Composites SL, crítico de cine, conferenciante, profesor en diversos talleres de derecho literario y, además de todo esto, eres instructor certificado de Zumba. ¿Cómo te planificas el día para poder abarcar todo lo que tienes que hacer cada día?

Ja, ja, ja, pues es bastante complicado a veces, la verdad. De hecho, desde hace poco, he tenido que dejar de ser instructor de Zumba, porque la vida no me daba para más, sobre todo añadiendo el hecho de que quería terminar mi segunda novela, de la que luego hablaremos. Pero sí, es difícil. Me ayuda el no tener hijos, y hacer un poco de Tetris con los horarios. Aunque lo más importante, creo yo, es avanzar un poco cada día en todos los ámbitos, pero de manera constante y sin desfallecer. Un poco cada día es un mundo de diferencia a la hora de construir proyectos.


- Como abogado especializado en derecho literario y propiedad intelectual, ¿qué ha sido lo más difícil a lo que te has tenido que enfrentar?

Pues sin duda lo más difícil es concienciar a los escritores para que se den cuenta de que cosas que jamás admitirían en su vida personal y profesional, tampoco las pueden admitir en su vida literaria. Ceder tus derechos a una supuesta editorial, y además pagar (y mucho) por ello, equivale a ceder tu negocio y sus ventas a los que te pintan tu local. O a pagar las compras de mercancía a la empresa que te contrata como contable, en vez de cobrar un sueldo. Eso que ven tan claro en el aspecto laboral, muchos autores que empiezan, movidos por la ilusión y por ideas preconcebidas, no lo perciben al firmar un contrato que les aseguran que es “editorial”, pero que en realidad no se ajusta a la Ley de Propiedad Intelectual, tratándose más bien de un contrato abusivo de “Autopublicación encubierta”. Luego estas “editoriales”, cuando las pones ante un espejo, el espejo de la legalidad, terminan como Medusa ante Teseo, pero cuesta mucho concienciar a los escritores para que no caigan, o para que actúen. En ello estoy, y en ello seguiré, pese a quién pese. Y dentro de poco sacaré un manual sobre derechos del escritor en el que este elemento tendrá una gran importancia.


Instante de la película "Cadena perpetua".
- Esta pregunta es sobre tu faceta de crítico de cine. ¿Cuál es tu película preferida y cuál es la peor?

Pues te podría contestar con el tópico de “Casablanca” pero, aunque esta película me encanta, mi favorita, por muchas razones, entre ellas personales, es “Cadena perpetua”, dirigida por Frank Darabont. Respecto a la peor, hay muchas candidatas para ese puesto, incluyendo aquellas de las que me he salido del cine. Pero la mente es curiosa, como autodefensa tiende a olvidar las malas experiencias, y ahora no sabría decidirme por ningún título para ocupar ese trono de dudoso honor.


- Entramos ahora en tu faceta de escritor. ¿Cómo surge la idea de escribir “El cuarto disparo”?

Pues como todo en literatura, viene de varias cosas en principio dispersas, pero que luego se van conectando: siempre me han fascinado los años sesenta, los Estados Unidos, la época de la Guerra Fría, y, por supuesto, la figura de John Fitzgerald Kennedy, su presidencia, y la aureola mítica tras su asesinato en Dallas. Pero, por otra parte, quería hacer algo diferente, sin duda influido por esos cómics Marvel en los que se exploran realidades alternativas como: ¿Y si Spiderman no hubiera obtenido sus poderes? ¿Y si Elektra no hubiera muerto? Así que pensé... ¿Y si JFK hubiera sobrevivido a su atentado? ¿Qué hubiera ocurrido? Le sumas eso a mi pasión por la novela negra, agitas el cocktail y obtienes la semilla de El Cuarto Disparo.


- ¿Cuánto tiempo te llevó escribir “El cuarto disparo”?

Más o menos dos años y medio, a razón de un poquito cada día, ya que como hemos comentado con mi trabajo (o trabajos) no tenía tiempo de más. Eso sí, yo tengo una técnica de escritura bastante peculiar para avanzar lo más posible: me documento lo mínimo durante el borrador, también con la intención de que esa documentación no ahogue a la trama, y luego, en las revisiones, me documento en profundidad en los aspectos que de verdad son necesarios para lo que estoy contando. Luego también es cierto que en los dos años y medio en los que estuve a la espera de que la novela encontrara un buen hogar, la seguí puliendo.


- El título de la novela, ¿era el que tenías en mente desde un principio o le tuviste que cambiar el nombre en alguna ocasión?

Pues fue el que siempre tuve en mente, desde un principio. El sentido del título queda claro desde el mismo comienzo de la obra, pues es ese cuarto disparo el que cambia la historia en la realidad alternativa que yo propongo, al alcanzar a la Primera Dama en un pulmón, alterando el curso de los acontecimientos.


- En la novela aparece hechos históricos como el atentado contra John Fitzgerald Kennedy. ¿Por qué crees que los Estados Unidos todavía mantienen el secreto acerca del motivo de dicho atentado?

Pues lo que yo siempre me he preguntado al respecto es: ¿Por qué necesariamente pasamos al teorizar sobre la muerte de Kennedy del extremo del pistolero solitario al de la megaconspiración? Parece de sentido común, dadas las pruebas balísticas y de sonido (incluso ha sido declarado por los testigos allí presentes, y aceptado por la “Comisión del Congreso y el Senado de los Estados Unidos para la investigación de atentados” en los años setenta) que hubo cuatro disparos como mínimo, así como dos tiradores. Pero eso, en mi opinión, no significa de manera automática que fuera una megaconspiración, que tampoco descarto. Pero sí que estoy abierto a la posibilidad de una concertación entre dos o más individuos actuando por iniciativa propia (uno de ellos Oswald) para acabar con Kennedy. Ojo, esto es mi opinión personal, que no tiene porque coincidir con la trama de la novela. Porque la verdad, por desgracia, creo que no la conoceremos nunca. Por eso es tan fascinante la cuestión y está tan abierta a debate y conjeturas.


- Aparte de aparecer JFK en la novela que fue un personaje real, ¿aparece más personajes reales o los demás personajes de la novela son inventados?

Pues aparte de JFK, que es fundamental en la trama, aparecen otras figuras como su hermano Bobby Kennedy, o el director del FBI John Edgar Hoover. Pero además, los amantes de la historia de esa época pueden intentar detectar los cameos o menciones a muchos otras figuras de ese periodo. Uno de los desafíos a la hora de escribir El Cuarto Disparo fue que esos personajes “sonaran” y se percibieran como los reales. Para eso me tuve que empapar de la psicología y de las relaciones interpersonales que existían entre ellos, como la de Robert Kennedy con su hermano, o también con Hoover, por ejemplo. Y, por supuesto, la del propio presidente Kennedy.


- ¿Qué características destacarías de Annie Glass? ¿Y de Peter Glass?

Pues para empezar diría que son dos chicos normales arrastrados a circunstancias extraordinarias; Annie es una chica de diecinueve años, con una familia estable que le da una brújula moral sólida, pero con la cabeza llena de perspectivas por cumplir como corresponde a su edad. Quiere ser actriz de Hollywood emulando a su admirada y difunta Marilyn, y, pese a que tiene los pies en el suelo más de lo que parece, no puede evitar verse arrastrada por las promesas de fama de El Cazatalentos, sin sospechar el alto precio que puede que tenga que pagar por ello. Por si fuera poco, tiene que lidiar con una ruptura sentimental y con la aparición de un asesino en serie. Y, mientras que el sueño de Annie es subir peldaños de su vida y cambiarla, el anhelo de Peter, tras ser reclutado para la movilización masiva de tropas después del atentado que acaba (en la línea temporal del libro) con la vida de la Primera Dama, es seguir siendo un chico normal de instituto que quiere parecerse a su padre, el periodista estrella de Los Ángeles Herald. Los dos tendrán su particular viaje de descubrimiento y pruebas de valor durante la novela, y los lectores tendrán que averiguar cómo terminan ese viaje.


- Un personaje que me ha llamado la atención por ser un “poco” despiadado con los sueños de triunfar en Hollywood de Annie Glass es el “Cazatalentos”. Desde tu punto de vista, ¿por qué hay gente que se dedica a “jugar” con los sueños de otras personas?

Por desgracia, hay gente sin más valores que la obtención de rendimientos económicos propios y que, en efecto, no duda en jugar con los sueños de los demás: esos sueños pueden ser la pertenencia a un grupo, la búsqueda de la felicidad, la curación de una enfermedad, o el anhelo de considerarse escritor y publicar un libro. Pero sean cuales sean, siempre habrá gente que devorará esos sueños y los convertirá en pesadillas con tal de conseguir un beneficio económico.


- ¿Tienes algún otro proyecto literario nuevo en mente?

¡Claro que sí! Acabo de terminar el borrador de mi segunda novela, y estoy comenzando con la fase de revisión, con idea de empezar a moverla editorialmente en el segundo semestre de 2019. Repito género, pero esta vez con un thriller urbano que transcurre en la actualidad, a caballo entre mi ciudad, Valencia, y San Sebastián. Será más oscuro y psicológico que 'El Cuarto Disparo', pero con la vocación también de enganchar al lector desde las primeras páginas y que el tramo final sea una montaña rusa que lo arrastre de manera vertiginosa durante muchas, muchas páginas. Me gustan los libros con una traca final larga e intensa, nada de finales precipitados. Me agrada que el lector tenga el corazón encogido cuanto más tiempo, mejor.


- ¿Qué es la literatura para ti?

Una expresión artística con el inmenso poder de cambiar estados de ánimo a través de las palabras. Eso es pura magia.


- Desde que estás en el mundo literario, ¿qué ha sido lo mejor que te ha pasado? ¿Y lo menos bueno?

Sin duda, lo mejor ha sido el contacto y el cariño con los lectores, con los que me he llevado gratísimas sorpresas. Creo que estas cosas son el mayor pago que puede recibir un escritor por su obra. Eso es lo importante, acercar la obra a lo que yo llamo el lector “puro”, porque en la parte negativa, precisamente, mencionaría la endogamia que existe en el mundo literario. Al final se ha creado un submundo en el que las rencillas, las puñaladas y las rivalidades campan a su antojo. No todo es así, por supuesto, hay escritores que simplemente cumplimos nuestro cometido lo mejor que podemos, y que somos amigos o colaboramos con otros (yo, por ejemplo, cuento como amistades a Marta Querol y a Javier Pellicer, por citar a dos con los que tengo particular afinidad), pero es cierto que también existe ese reverso tenebroso. Y no olvidemos en este apartado a los devorasueños de los que hablábamos antes.


- ¿Qué consejo le darías a aquellas personas que quieren empezar a escribir sus propios libros pero que, debido a diversas circunstancias, no terminan de decidirse a dar los primeros pasos?

Que lean mucho, y que luego escriban también mucho. Si tienen tiempo, genial, y si no, que saquen un poco cada día, todos los días. Pero que escriban, que no se queden con el hashtag de escritor y que de verdad escriban. Y que se tomen, si de verdad quieren ver publicada su obra por una editorial que les pague por ello y, lo que es aún más importante, les haga una buena distribución, las cosas con calma. Que se lo tomen como un viaje en el desierto sin final prefijado pero que, al final, si de verdad se esfuerzan, llegará. La autopublicación es algo legítimo, igual que lo es montar un negocio por cuenta propia, pero que no tomen falsos atajos ni escuchen cantos de sirena solo por ver su nombre en un libro, porque al final esos sueños, si están en malas manos, se vuelven amargas y caras pesadillas.


- Para terminar la entrevista. La gente que la haya leído y que quiera algún ejemplar de “El cuarto disparo”, ¿de qué modo lo pueden adquirir?

Pueden buscar la novela en cualquier librería y, si no la tienen, que la pidan. Ese gesto nos ayuda muchísimo a los autores que la obra siga viva más allá de su ciclo natural, que en el mercado editorial actual es desgraciadamente corto. Yo soy un gran amante del papel, y Ediciones Babylon ha hecho un magnífico trabajo de edición, pero para aquellos que prefieran leer el Ebook la editorial también la ha publicado en plataformas digitales. Dejo el enlace a Amazon para que aquel que lo desee pueda cambiar el curso de la historia con unos pocos clicks: https://www.amazon.es/cuarto-disparo-Javier-Lacomba-Tamarit-ebook/dp/B07D8NH6JV


Muchas gracias de nuevo y desde SuperLectorAlfa te deseo lo mejor de cara al futuro. Próximamente estará la reseña en el blog. Ha sido un placer.
Muchas gracias a ti Kiko, por introducirte en esta novela y presentarla en tu blog.